¿Es bueno caminar descalzos?

Siempre nos dicen que si caminamos descalzos podemos dañarnos la piel, no estamos protegidos o que se puede coger frío... Pero los pies tienen muchas terminaciones nerviosas y al caminar los estimulamos. Son numerosas las ventajas de caminar descalzos:


· Estimula la musculatura de los pies: evitamos la presión que nos provocan el calzado y la humedad que se genera dentro del pie.

Al estar descalzos, hacemos que trabajen los músculos que se encuentran anulados o atrofiados por el uso del calzado.

· Ayuda a calmar la ansiedad y el estrés: al tener el pie lleno de terminaciones nerviosas, si entramos en contacto directo con el suelo ayuda a liberar estrés. Fortaleciendo así el sistema nervioso.

· Mejora el desarrollo cognitivo de los bebés: a través de los pies captan la información del mundo exterior.

· Mejora la circulación sanguínea


El único inconveniente, es saber dónde caminamos descalzos, ya que en áreas húmedas y/o pocos higiénicas puede provocar infecciones.


¿Dónde recomendamos hacerlo?


En lugares seguros, como pueden ser en casa, la arena o el césped.

A pesar de ser lugares seguros, debemos prestar atención a la higiene y la hidratación para evitar posibles problemas. Por ello, es muy importante seguir con una rutina de limpieza diaria y una hidratación para evitar que se resequen y que la piel se agriete.


Debemos evitar los lugares públicos, como en instalaciones deportivas, gimnasios, vestuarios o piscinas, en estos sitios se recomienda utilizar chanclas para evitar contagios de hongos, papilomas u otra infección.


¿A quiénes se recomienda?


- Bebés, siempre es mejor descalzos, ya que desarrollan la conexión neuronal motora y más cuando están aprendiendo a caminar.


- Pacientes diabéticos, pero con mucha precaución y en superficies seguras y limpias. Estos pacientes, tienden a tener más riesgo de infección con el calzado.


- Ancianos, elimina tensiones musculares



Mª José Plaza Narbona

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo