Hacer deporte tras un infarto

Muchas de las personas que han padecido un infarto de miocardio, se preguntan cómo ir volviendo a “la normalidad anterior”, realizando las mismas actividades que hacía antes de padecer el evento cardíaco.

Entre estas se encuentra la actividad física y el deporte ¿Se puede volver a practicar deporte tras haber sufrido un infarto? Sí, pero la intensidad y el tipo de ejercicios variarán en función de la situación en la que ha quedado el corazón.

Antes de empezar a practicar ejercicio hay que conocer cómo está la situación del corazón, si el paciente tiene isquemia miocárdica o no, y si hay presencia de arritmias al practicar deporte. Todo esto lo valorará el cardiólogo.

Poniéndonos en el supuesto de que una persona no tuviera riesgo de arritmias ni isquemia inducida por el ejercicio y que está asintomático, éste podría practicar prácticamente casi todos los deportes.

Las mejores actividades:


El mejor deporte que se puede realizar tras sufrir un infarto es aquel que más masa muscular mueve, el que es más fácil de dosificar y controlar:

· Andar: Es el mejor ejemplo, se puede practicar desde la media hasta la larga distancia; ambas mucho menos intensas que las carreras de velocidad o las de corta distancia. Este sería uno de los deportes más aconsejables.

· Otra opción es el ciclismo de carretera, preferible a la mountain bike.

· La natación también es recomendable, pero necesitas tener una buena técnica, si no es así, no es aconsejable.

¿Y se pueden practicar deportes en equipo? Deportes como el tenis, el pádel u otros del estilo son menos aconsejables, ya que al practicarlos es mucho más difícil dosificar y controlar la intensidad del esfuerzo.

Beneficios y recomendaciones


Los beneficios que tiene para la salud practicar deporte después de un infarto son muchos:

- Mejoran los factores de riesgo cardiovascular,

- Ayuda a controlar la tensión arterial, el peso y combatir el sobrepeso,

- Mejoran el perfil lipídico y los niveles de glucemia

- Reduce el estrés y la ansiedad

- Ayuda a mejorar el descanso nocturno y el ritmo intestinal.

El deporte forma parte de la prevención secundaria y, a su vez, completa el tratamiento que los pacientes van a seguir. Practicarlo va a evitar que haya otro segundo accidente cardiovascular.


Respecto a las recomendaciones:


· Tener en cuenta si ha practicado antes deporte. Si es que no, lo primero sería pasar por un programa de rehabilitación cardiaca que de alguna forma le acondicionaría para estar listo para el ejercicio físico.

· Acudir al médico. Debe plantearle que quiere hacer deporte, el equipo experto (médico, fisioterapeuta y graduado en CAFYD) le recomendará las actividades que se adaptan mejor a su situación y a qué intensidad debe realizarlas.

Dr. Félix Plaza Moreno

5 visualizaciones0 comentarios